martes, 12 de julio de 2011

Boda Real: Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock (final)

Hola a tod@s!

Hoy voy a acabar de hablaros de esta boda con sus protagonistas: los novios! Sobretodo de los vestidos elegidos por la ya Princesa Charlene de Mónaco, porque el príncipe Alberto, como suele ocurrir con los hombres o van de traje o de uniforme.

Charlene lució un diseño propio, que fue confeccionado por la casa Akris, compuesto pos un sencillo y elegante vestido en celeste, palabra de honor con el bajo en chantilly y una chaqueta en el mismo tono que quizá fue lo que menos me gustó.



Para la ceremonia religiosa confió, como se esperaba, en Giorgio Armani con un diseño blanco roto de líneas rectas, con mucha caída, del que parte una larga cola. El vestido estaba elaborado en seda 'duquesa' y llevaba un detalle cruzado en la zona del pecho y la espalda. La parte frontal del vestido y la parte central de la cola estaban embellecidas con flores de piedras doradas bordadas a mano, cristales de Swarovski y madreperlas en formas de lágrimas en tonos blancos y dorados. El velo lo llevaba de manera tradicional, tapándole la cara, y era casi tan largo como la doble cola del vestido.



La única joya que lució es la alianza de 18 kilates de oro blanco y platino de la firma Cartier, además del broche, también de oro blanco y platino, con forma de rosas que le prestó la princesa Carolina y que llevó a modo de tocado. El ramo de novia también es una creación del italiano Giorgio Armani y fueron los jardineros del príncipe Alberto quienes le dieron forma. Estaba realizado en tonos blancos y predominaban las orquídeas y los lirios del valle. Estaba diseñado en cascada para que encajara a la perfección con la línea del vestido y la esbelta figura de Charlene. Los lirios del valle son las flores preferidas de la princesa, por eso Armani quiso bordarlas en el vestido de novia 


Para que nos hagamos una idea, se han necesitado más de 2.5000 horas para elaborar el vestido, se han empleado 40.000 cristales de Swarosvski, 20.000 piedras en tonos dorados, 50 metros de seda 'duquesa', 80 metros de organza, 20 metros de tul de seda para el velo y 100 horas de trabajo para bordarlo. Vamos, que el vestido es una obra de arte!


Para la cena de gala, Charlene llevó un traje de noche de Armani Privé en blanco y plata, que complementó con una diadema en forma de ramillete de diamantes.

¿Qué os han parecido las elecciones de Charlene? A mí en líneas generales me parece que iba perfecta, sencilla y elegante al mismo tiempo. Pero claro, ¿quién puede equivocarse teniendo los consejos del mismísmo Giorgio Armani?

Besos! Choco-chic

2 comentarios:

  1. Gracias por el post!!Yo estuve de viay me lo perdí todo!!Una penita no haber podido comentar nada!Un beso
    nitecasesniteembarques.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. El vestido azul es precioso, pero desde mi punto de vista, la americana fastidió un poco el look, aunque es muy bonita, pero no para combinarla así.
    El vestido de novia es espectacular, aunque no es el tipo de vestido que yo me pondría para mi boda, pero es imposible decir que una novia no va guapa el día en que se casa.
    Besitos

    http://lasmejorescombinaciones.blogspot.com/

    ResponderEliminar

¡GRACIAS POR LEER Y COMENTAR!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...